Cómo Pedir un Aumento de sueldo a tu Jefe Guía + Ejemplos

¿Cómo Pedir un Aumento de sueldo a tu Jefe? Guía + Ejemplos

Tener una excesiva carga laboral con un salario que no corresponde es todo un lío. Muchas empresas suelen saturar a los trabajadores con incontables responsabilidades a cambio del sueldo básico. Este tipo de situaciones desmotivan a los empleados y los lleva a dos circunstancias: entregar una carta de renuncia voluntaria o solicitar un aumento del pago.

Pedir un aumento no siempre es tarea fácil. Muchos empleados se llenan de temor al pensar que esta petición, les puede costar el trabajo. La realidad es que, no pueden despedirte por solicitar un incremento en tus ingresos mensuales.

Para que

Llama la atención de los reclutadores con CV atractivo

¿Cómo negociar un aumento de sueldo?

Si estás pensando en solicitar un incremento salarial es importante saber cómo hacerlo. Debes considerar que hay momentos para hacerlo y otro no. Sería inviable solicitarlo cuando la compañía está atravesando un problema económico.

También debes considerar que existen frases para pedir un aumento de sueldo. En todo caso, recuerda que es una solicitud, no una demanda sin fundamento. Como trabajador, debes armarte con argumentos sólidos que justifiquen el aumento.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta si no sabes cómo pedir un aumento de sueldo a tu jefe.

Paso uno: Investiga el salario estándar

Antes de saber cómo pedir una subida de sueldo a tu jefe, es necesario hacer una investigación previa. Indagar el valor de tu trabajo en el mercado.

Para saber, puedes consultar con personas que cumplen con tus mismas labores en otras empresas, conversando con una empresa de contratación o con el departamento de Recursos Humanos de otras compañías.

En todo este contexto, debes tener en cuenta tus estudios profesionales, tu experiencia laboral y tus cualidades como trabajador. Toda esta información te ayudará a tener un panorama más amplio sobre el problema.

Paso dos: Elige el momento indicado

Si tras averiguar los salarios en el mercado y te das cuenta que estás por debajo del promedio, es el momento de pasar a la segunda fase: escoger el momento idóneo.

Un dicho popular asegura que todo tiene su momento, y este tipo de propuestas también. En ese caso, debes certificar que la empresa no esté atravesando un problema económico complicado. Sería complemente inviable y poco prudente solicitarlo sin constatar este requisito.

De hecho, el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores estable como un despido procedente el prescindir de los servicios de un empleado por causas económicas. Fíjate muy bien qué vas a hacer y mira todos los escenarios posibles antes de actuar.

Paso tres: Haz la solicitud

Después de cumplir con los dos pasos anteriores, llega el momento de ir a la acción. Te recomendamos redactar una carta donde abordes quién eres, cuál es tu cargo, cuáles son tus funciones y el motivo de la solicitud. Allí puedes dejar respaldo de tus argumentos.

Con este documento en mano, ve a la oficina de tu jefe directo y plantea la situación. Procura hacerlo muy amablemente y sin caer en provocaciones. Expón tus razones: excesiva cantidad de trabajo, poco tiempo libre, preparación académica y laboral.

Recuerda que este es un proceso de negociación. Debes dialogar y llegar a un acuerdo con tu jefe para determinar tus acciones futuras. Si accede, habrás ganado una batalla. Si no, tendrás la decisión de seguir allí u optar por otra oferta laboral.

Errores que debes evitar

Durante este camino, hay muchos errores que debes evitar para solucionar el problema a tu favor. Muchos empleado, cargados con estrés y bajos salarios, actúan imprudentemente. En todo caso, recuerda considerar muy bien las palabras para pedir un aumento de sueldo.

Estos son algunos errores que debe evitar:

  • Exigir aumento sin justificación: Bajo ningún concepto solicites un incremento salarial sin justificar. Si tu pago está en el promedio, trabajas las horas y con las cargas laborales correctas, no hay argumentos para exigirlo. Esta actitud podría jugar en tu contra.
  • Es una solicitud, no una orden: Aunque cuentes con todos los argumentos necesarios, si haces la petición como una imposición, es probable que no obtengas resultados favorables.
  • Exigir más de lo necesario: Cuando hagas la solicitud, sería conveniente tener un total estimado para pedir; sin embargo, procura que este no esté por encima del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *