Ejemplos de asertividad en el trabajo

Ejemplos de asertividad en el trabajo: Qué es y recomendaciones

La comunicación asertiva es fundamental en el trabajo y en la vida personal. A través de ella, aprendes a lidiar correctamente con pequeños problemas y a solucionarlos utilizando las palabras y la actitud correcta.

Los reclutadores de personal, al momento de revisar un CV, buscan indicios de ellas; por eso importante poner la asertividad en el currículum. Y es que, según estudios, las destrezas comunicativas están en el top de las aptitudes blandas más buscadas en 2021. Sin embargo, refutar una idea para defender una propia de forma respetuosa y empleando un vocabulario amable es una tarea complicada que, dependiendo de la situación, se vuelve cuesta arriba.

Bajo esta premisa, es sumamente importante aprende sobre las comunicaciones asertivas y cómo ponerlas en práctica diariamente. Entiendo, principalmente, que quienes te rodean no son personas con un carácter fácil de llevar y es muy probable que tú tampoco lo seas; entonces, ¿Cómo hacerlo?

Obtén un currículum único

¿Qué es la asertividad en el ámbito laboral?

Antes de empezar comenzaremos explicando lo más básico de todo: ¿Qué es la asertividad? Es la forma de comunicación donde una persona defiende su criterio utilizando las palabras y la actitud correcta. Al describir el concepto se entiende fácilmente, pero llevarlo a la práctica es más complicado de lo que parece; sobre todo, cuando tenemos compañeros conflictivos o estamos a cargo de un personal.

La comunicación asertiva es una de las aptitudes más buscadas en la actualidad porque te permite expresarte correctamente y solucionar problemas de forma pacífica. Gracias a estas técnicas, es más sencillo tener armonía laboral. Está sumamente ligada con la inteligencia emocional porque el trabajador logra controlarse en momentos de sumo estrés o de conflictivos.

Tipos de comunicadores

Para entender con más profundidad lo que es la asertividad, es necesario comprender que durante un problema hay tres tipos de personas: pasivas, asertivas y agresivas.

  1. Persona pasiva: Es quien durante un momento de conflicto se cierra y tiene muchos problemas para hablar. Le cuesta expresarse porque el miedo, la pena o cualquier otra sensación nubla su panorama. Generalmente, quedan paralizados y son incapaces de resolver los conflictos debido a sus inseguridades.
  2. Persona asertiva: Es quien durante la tensión sabe cómo defender su punto -reconociendo que está en lo correcto- sin necesidad de ofender o descalificar al otro. Tiene la capacidad para disipar los problemas y las habilidades para comunicarse correctamente.
  3. Persona agresiva: Es lo opuesto al pasivo, este tipo de personas tienen mucha confianza en sí mismo para defender su punto, pero lo hacen de forma hostil. Casi siempre, toman las críticas de manera personal y emplea un vocabulario y un tono de voz inadecuado.

En este contexto, el comunicador pasivo y agresivo incurren en faltas y cada uno tiene lo que al otro le falta. Es por ello que, optar por la asertividad y no irse al extremo es la solución ante cualquier inconveniente.

Ejemplos de la comunicación asertiva en el trabajo

Vivir en sociedad implica ciertas desventajas; una de ellas es aprender a lidiar con las diferentes personalidades, más todavía, cuando forman parte de tu círculo laboral. Los conflictos dentro del trabajo existen y no se resuelven, generalmente, por la falta de asertividad y empatía entre los compañeros.

Si quieres aprender a poner en práctica las habilidades comunicacionales, aquí dejamos algunos ejemplos de asertividad:

Dar razón sin renunciar a tu criterio

Esta es una de las formas más simples de cerrar una discusión y ser empático con los sentimientos y necesidades del otro.

-Tú no entiendes todos los problemas que debo solucionar, no podría con uno de ellos.

-Es cierto que no conozco tus problemas y probablemente sea muy complicado resolverlos.

A través de este tipo de afirmaciones no invalidas los sentimientos del otro imponiendo tu visión, pero tampoco le consideras una víctima. En cualquier caso, las palabras de ánimo pueden formar parte de la conversación.

Preguntas asertivas

Las preguntas asertivas te permiten conocer la perspectiva del otro sin necesidad de ofenderle. Es muy probable que la visión de la otra persona sea completamente válida y mientras te cierras a escucharla, te niegas a mirar el panorama completo.

-Estamos contentos por todo tu trabajo, pero creemos que debes mejorar porque últimamente has tenido muchos errores.

-¿Podrías explicarme cuáles son errores? Porque creí estar haciéndolo todo muy bien.

Porrogación asertiva

Este tipo de acciones se emplean cuando no tienes suficiente información para mantener un debate sano, pero no quieres renunciar a tu posición todavía. De esta manera, ambas partes tienen tiempo para documentarse y exponer con mayor claridad el problema.

-Esta tarea era tú responsabilidad y no has sido capaz de solucionarla.

-Esta tarea estaba a cargo de varias personas, pero podríamos detener la conversación para comprender cuál fue el fallo y solucionarlo prontamente, por favor.

De esta forma, obtienes tiempo para solventar el inconveniente y evitas un problema mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *